QR Code Business Card
LosLotos.com
13mar/11

Terremoto en Japón

El pasado día 11 de Marzo un terremoto de 8,9 en la escala de Richter azotó Japón. A pesar de que el epicentro se localizó a 125 km de la costa, sus efectos se dejaron sentir en toda la isla. Además, el seísmo produjo un tsunami de más de 10 m que arrasó las costas niponas arrastrándolo todo a su paso.

Se trata del terremoto más potente que ha sufrido Japón desde que se tienen registros, y uno de los peores de todo el mundo. Pero, ¿por qué Japón? ¿Qué hace que un conjunto de islas de apenas 2.400.000 km2 concentre tanta actividad sísmica? La respuesta es sencilla: Japón se sitúa sobre una zona de subducción.

Qué es una zona de subducción

Una zona de subducción es una zona donde se destruye una placa litosférica.

La Tierra se encuentra recubierta por una serie de placas que forman una especie de “puzzle”. Cada una de las piezas es una “placa litosférica” o “placa tectónica”. Pero estas placas no están quietas: crecen y se mueven al orden de varios milímetros al año (las más rápidas), haciendo que choquen entre sí. Estos choques pueden ser de dos tipos: se forma un plegamiento dando origen a una cordillera (como es el caso del Himalaya o el de los Pirineos aquí, en España), o bien una de las placas se hunde debajo de la otra, dando lugar a una “zona de subducción”.

Las zonas de subducción más importantes del mundo se encuentran bordeando el Océano Pacífico, (Argentia, Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Centroamérica, México, costa oeste de Estados Unidos, Canadá, Islas Aleutianas, Rusia, China, Japón, Taiwán, Filipinas, Indonesia, Papúa Nueva Guinea, Australia y Nueva Zelanda), formando el denominado “Círculo de Fuego”. Son zonas sísmicamente muy activas y con actividad volcánica.

Cómo se forma un tsunami

Un tsunami es una ola producida por un seísmo. La diferencia fundamental que tiene con el oleaje normal, producido por el viento, es que el oleaje normal sólo afecta a la superficie del agua, mientras que el tsunami se genera en la base oceánica, y afecta a toda la columna de agua. Esto hace que el volumen de agua desplazado por un tsunami sea mucho mayor que el desplazado por un oleaje normal. Además, el oleaje generado por viento tiene un movimiento circular, con lo que realmente el transporte de masa es mínimo, mientras que en un tsunami, el movimiento es lineal, por lo que toda la energía se invierte desplazar el agua, pudiendo adentrarse en la costa varios kilómetros.

El terremoto de Japón ha desplazado el eje de rotación de la Tierra

La Tierra gira del mismo modo en que lo haría una peonza: alrededor de un eje imaginario que la divide en dos mitades de igual masa. De hecho, dos puntos perpendiculares a dicho eje y situados a la misma distancia deberían tener la misma masa.
Sin embargo, si a nuestra peonza le quitamos un trozo o le ponemos más peso a un lado que a otro, su forma de girar cambiará. El eje de rotación ha sido desplazado.

Eso es lo que ha ocurrido con el terremoto de Japón: ha habido una reorganización de la masa, y esto ha afectado a la forma de rotar de la Tierra. Claro que este efecto ha sido ínfimo, y sólo afectará a la duración del día en unos microsegundos. (El terremoto de Chile en febrero de 2010, de intensidad 8,8, produjo un desplazamiento del eje de 8 cm, y una disminución del día de sólo 1,26 microsegundos.)

¿Se puede predecir un terremoto?

Un seísmo se produce debido a los enormes esfuerzos tectónicos que ejercen unas placas sobre otras. Esta tensión se acumula hasta que los materiales rompen y se producen el terremoto, liberando toda la energía de golpe. Esta energía se transmite en forma de ondas: ondas P, ondas S y ondas Superficiales.

Las ondas P son las primeras en llegar, (ondas primarias), seguidas de las ondas S (ondas secundarias) y de las ondas Superficiales (que son las más destructivas). Si el hipocentro (punto exacto de generación del terremoto) es muy profundo o se encuentra a mucha distancia del sismógrafo, la diferencia entre las tres ondas es mayor, por lo que detectar las ondas P a tiempo puede ayudar a evacuar la zona antes de que lleguen las ondas Superficiales, causantes de la mayoría de los daños en un terremoto. Sin embargo, si el hipocentro es poco profundo o se encuentra muy cerca del sismógrafo, las ondas llegarán casi a la vez, por lo que apenas quedaría tiempo para una evacuación.

Japón tiene uno de los sistemas más completos de vigilancia de terremotos, con sismógrafos situados en toda su superficie y sistemas de alerta a la población. Sin embargo, sólo pudieron predecir este terremoto con 10 segundos de antelación. (En el mejor de los casos hubieran ganado 20 segundos.) Que no parece mucho, pero que puede permitirle a alguien salir a la calle y buscar refugio.
En el caso de los tsunamis la predicción es más sencilla. Una vez conocida la intensidad del seísmo, así como su ubicación, se puede calcular la velocidad que tendrá la ola y saber cuánto tardará en llegar a la costa. En el caso de Japón, puesto que el seísmo fue muy cercano a la costa, no tuvieron mucho tiempo para reaccionar, pero no así en la costa oeste de Norteamérica o Chile, donde dispusieron de varias horas para prepararse.

Actualmente, la mejor manera de prepararse para un seísmo es disponer de buenos mapas de actividad sismológica (fallas, volcanes, zonas de subducción) y disponer, no sólo de aparatos de medida, sino también de un eficaz plan de evacuación y de actuación ante el desastre.

¿Te gustó este artículo?

¡Considera suscribirte a nuestro feed!

Comentarios (5) Trackbacks (1)
  1. Bueno, en Japón ya han tenido su terremoto.

    Ahora, que los californianos se pongan las barbas a remojar, que aún están esperando “El Gran Terremoto”, ese que destruirá San Franciso, Los Ángeles y Santa Mónica, para que después el Dr. Cocteau cree la ciudad de San Ángeles ;)

  2. Luján, sea lo que sea lo que fumes… ¡DÉ-JA-LO! :P

  3. ¡Propicios días Bea! ¿Has tenido algún quebranto?

    Ten cuidado no digas tacos, no sea que te multen con un crédito por incumplir el estatuto de moralidad verbal :p

    ¿Hace frío aquí o será cosa mía? Claro, como me han vuelto a meter en la nevera XD

  4. Ves demasiado cine tío…
    …aquí también han abierto la nevera o algo… 8ºC en Fuerteventura, cuando se a visto…

  5. El problema no es que vea demasiado cine, es que lo que veo lo veo muchas veces.

    Lo del frío, tendrías que venirte por aquí. Hemos tenido temperaturas negativas este invierno. La nevera de ahí es el Teide, que me han dicho que está hasta las trancas de nieve.

    Ale, a cuidarse!


Deja un comentario