QR Code Business Card
LosLotos.com
30mar/11

ALIÑOS PARA ENSALADAS

Un recurso muy utilizado por su rapidez y economía son las ensaladas: de pasta, de lechuga, de col… Pero comer todos los días ensalada puede resultar aburrido. Una manera de variar es cambiando el tipo de aliño. Aquí tenéis algunas ideas:

Aliño normal con un toque de soja

Al aliño normal de sal, aceite y vinagre, añadirle un chorrito de salsa de soja. Conseguiremos un sabor algo más dulce y menos ácido. Pero ¡OJO! Si el vinagre que usáis es vinagre de módena la ensalada quedará demasiado negra, y si es un vinagre demasiado suave sabrá mucho a salsa de soja. Yo utilizo vinagre de vino blanco normal.

Aliño de vinagre de módena sin aceite

Para aquellos a los que no os guste el sabor del aceite o no queráis “pasaros” con las grasas, hay un aliño que queda bastante bien: en un vaso normal, llenar un cuarto con agua, el otro cuarto con vinagre de módena y añadir un chorrito de sacarina. Después mezclarlo todo bien y echarlo sobre la ensalada. Si la ensalada lleva piña de lata, podemos sustituir el agua y la sacarina por el jugo de la piña.

Aliño chino (Éste aliño tiene algunas calorías más que el resto, ya que lleva azúcar)

Mezclar en la batidora: 1 cucharada de azúcar, 1 cucharada de vinagre (de vino blanco o de arroz), ½ cucharada de aceite de girasol, 1 pizca de sal, el jugo de una lata pequeña de maíz y la misma cantidad de agua que de jugo (para que quede mejor, lavar los maíces con esta agua antes de añadirla en la batidora). Batir todo bien.

Aliño a la menta

En una sartén, derretir un poco de queso de untar Light con un poco de leche desnatada, y mezclar bien. Añadir un poco de sal y hierbabuena (si es fresca mejor). Verter sobre la ensalada cuando esté caliente y dejar enfriar en la nevera. Es un aliño muy apropiado para las ensaladas de pasta, ya que se puede preparar de un día para otro sin que la lechuga se estropee.

Aliño de naranja

En una sartén, calentar zumo de naranja hasta que su volumen se reduzca a la mitad. Después, añadir un poco de azúcar (o sacarina) y dejar enfriar. Una vez frío, añadir vino blanco al gusto. Es un aliño que se puede preparar y dejar guardado para futuras ensaladas. Se puede combinar con algo de aceite o usarlo sólo.

Algunos consejos

Variar el tipo de vinagre o sustituirlo por zumo de limón variará también el sabor de nuestras ensaladas. También podemos añadir especias diversas: tomillo, orégano, albahaca…

¿Te gustó este artículo?

¡Considera suscribirte a nuestro feed!

Archivado en: Recetas Deja un comentario
Comentarios (4) Trackbacks (1)
  1. Me quedo con el tradicional: Aceite virgen extra, vinagre de vino (preferentemente tinto) y sal.

    Aunque hay que decir que el de soja y el chino están buenísimos.

    Nota a la Autora: Si pones hierbabuena, el aliño será de hierbabuena, no de menta. No son la misma planta ni tienen el mismo sabor. ;)

  2. Tengo ganas de probar el de menta sobre todo

  3. Bueno, vale, “aliño de hierbabuena”. Pero con hierbabuena o con menta está PARA CHUPARSE LOS DEDOS. :P

  4. CAMBIANDO LOS ALIÑOS ,LAS ENSALADAS PUEDEN PARECER MAS ATRACTIVAS HAY QUE ATREVERSE A SALIR UN POCO DE LA MONOTONÍA ¿NO OS PARECE ?


Deja un comentario