QR Code Business Card
LosLotos.com
17oct/11

YOGURES CASEROS

No hay como un delicioso yogurt para cuidarnos: son ricos en calcio y en vitaminas (cuando los combinamos con fruta), y  poseen varias colonias de microorganismos vivos que son beneficiosos para nuestro organismo. De hecho, esta característica es la que diferencia los yogures de los “postres lácteos”, cuyo proceso de conservación puede matar estos organismos. Por eso, los yogures siempre deben conservarse en frío, y tienen una vida tan “limitada”.

Pues bien; ahora veremos cómo hacer nuestros propios yogures caseros. Tanto si tenemos una “yogurtera”, como si no, podremos sorprender a nuestras visitas con yogures “hechos en casa”.

INGREDIENTES:

  • 1 yogurt natural
  • Leche
  • Nata líquida (opcional)
  • Fruta (opcional)

PREPARACIÓN:

  1. Dividir el contenido del yogurt en los tarros de la yogurtera (o en cuatro o cinco tarros de vidrio que cierren bien).
  2. Dividir un tetrabrik pequeño de nata líquida entre los tarros. (Esto hará que nuestros yogures tengan una consistencia más cremosa.)
  3. Completar el contenido de los tarros con leche templada (que no llegue a hervir).
  4. Mezclarlo todo bien con una cuchara (podemos ayudarnos de un pequeño batidor eléctrico).
  5. Añadir los trozos de fruta.
  6. Poner en la yogurtera y encender. (Si no tenemos yogurtera, podemos envolverlos en una manta bien apretada, para que conserven el calor.)
  7. Dejarlos reposar una noche.
  8. A la mañana siguiente, meter en la nevera y dejarlos enfríar. (Si los hemos hecho con una yogurtera, los habremos dejado SIN LA TAPA, así que los cerraremos con fuerza.)
  9. Añadir un poco de azúcar o miel y comer.

NOTAS:

  1. Podemos combinar distintos tipos de yogurt y distintos tipos de leche. Por ejemplo, si nos gusta el yogurt de cabra, podemos hacerlos con yogurt y leche de cabra. Sin embargo, si nos gusta la leche de cabra pero el yogurt nos parece demasiado fuerte, podemos combinar un yogurt normal de leche de vaca con un poco de leche de cabra: el sabor será mucho más suave.
  2. Si guardamos uno de los yogures para hacer más, podremos pasar una temporada sin necesidad de comprar yogures. Eso sí, cada vez serán más líquidos y con más suero. (En este caso, si les ponemos fruta, dejaremos uno sin nada.)
  3. Si queremos que nuestros yogures tengan pocas calorías, sólo tenemos que prescindir de la nata líquida y usar un yogurt y leche desnatados. Y en lugar de azúcar, antes de comerlos, usaremos algún otro tipo de edulcorante.

¿Te gustó este artículo?

¡Considera suscribirte a nuestro feed!

Archivado en: Recetas Deja un comentario
Comentarios (0) Trackbacks (1)

Deja un comentario